martes, 27 de diciembre de 2016

El apasionante mundo de los gusanos de seda

Si a más de uno le pregunto qué es la sericultura, seguro que se encoge de hombros con cara de patata sin tener ni idea de lo que le estoy hablando; pero si después le aclaro que se trata del arte de la cría de los gusanos de seda, escucharé el clásico: "¡Ah.... eso!", y me contará cómo de pequeño le encantaba tener una caja llena de estos animalitos, y salir por las mañana con el papá o el abuelo para recoger las clásicas hojas de morera para alimentarlos, y cómo alucinaba cuando por fin creaban su capullo y esperaba ansioso a que salieran ya convertidos en mariposa.


A mí me pasaba absolutamente lo mismo, y aún me sigue pasando, y de ahí la creación de este blog. Poca gente sabe, como decía más arriba, que la cría de los gusanos de seda (Bombyx Mori) es un auténtico arte, y que tiene una antigüedad milenaria. Las primeras referencias se pueden encontrar en la antigua China, sobre el 3400 AC, donde la industria de la seda daba de comer a muchas familiar humildes que encontraban en esta profesión su modo de vida. Después, la aristocracia china se hizo con el monopolio de la cría teniéndola como afición y prohibiéndola al pueblo llano, pero tras un breve periodo la producción volvió a ser de dominio público, y esta vez mejorada, pues el celo de la nobleza para convertirla en arte había dado a lugar a técnicas nuevas de cruce y procesamiento de la seda.
Aunque el pueblo chino guardó con celo todos sus secretos sobre la cría de los gusanos de seda, no pudo evitar que sus conocimientos se trasladaran a otras partes de Asia, como Japón, La India y el Imperio Persa; precisamente desde este último lugar, y gracias a las invasiones de los griegos, este arte llegó a Europa (la leyenda cuenta que fue gracias a unos monjes, sobre el año 550, que intentaban evangelizar aquellas tierras paganas y conocieron la producción de seda). Especialmente en Italia y España la industria se hizo muy productiva, y fue desde aquí donde se trasladó a América en plena colonización, aunque las restricciones proteccionistas de las coronas española y portuguesa no dejaron que se desarrollara con normalidad en esas tierras hasta que llegó la época independentista.
Ha sido este un breve repaso por la historia de la cría de los gusanos de seda. Si os gusta este tema tanto como a mí, no dejéis de visitar mi blog con frecuencia, os contaré otras interesantes curiosidades, o podréis compartir conmigo vuestros conocimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario